Fuentes y fiabilidad en los libros que leemos

“¿Qué te parece este libro?”, “¿Qué opinas de este texto?”, “¿Has leído a este autor?”, son preguntas muy útiles que normalmente los paganos nos hacemos unos a otros para saber si comprar un libro merece la pena. En el paganismo de hoy, en el que la mayoría (solitarios y grupos, tradicionales y eclécticos por igual) tiene siempre que hacer alguna investigación en algún momento de su sendero, saber de antemano qué libros merecen la pena es una información preciada.

No todos los autores son igual de fiables

Las nuevas formas de difusión han hecho posible que todos tengamos acceso a la información. Internet está ahí y es un grandísimo aliado a la hora de encontrar fuentes fáciles. Su fiabilidad, no obstante, es discutible, como ya comentamos aquí. Es por ello que muchos recurrimos a los libros como método para encontrar información de la que fiarnos.

Sin embargo, en los últimos años estamos presenciando una democratización del sector editorial. Está bien por un lado, porque permite a autores noveles empezar a despuntar y acceder a un terreno que tradicionalmente ha sido bastante endogámico, pero por otro lado se traduce en que casi cualquiera puede publicar, especialmente con la auto-publicación. Es por ello que también han bajado los estándares de calidad de las obras publicadas, y de ahí viene la idea de que no todos los autores son igualmente fiables, aunque hayan sido publicados por una editorial. Tener una obra publicada por una editorial sólo señala que el autor o su agente ha sabido “vender” el libro, no que sea bueno.

¿Dónde se deja entrever eso en paganismo? Principalmente en antologías y en las mal llamadas “enciclopedias”: volúmenes de dudosa calidad puestos a disposición del público en los que un autor o un grupo de autores (y a veces este dato ni siquiera se aporta) interpretan fuentes históricas existentes para hacerlas más comerciales. Un ejemplo puede ser cualquier tipo de libro de oferta que diga ser una “enciclopedia de mitología” o similar, pues las enciclopedias de Historia de verdad normalmente están escritas por un historiador, un filólogo o similar. No olvidemos que el autor es también un símbolo de status: cuanto más reconocido o más credenciales tenga un autor y más se diga de él en su obra, normalmente mejor será el libro, y la mayoría de enciclopedias históricas (y de mitología) serias están escritas por un historiador o algún profesional de la materia serio y reconocido, pues su autoría remarca la calidad del escrito.

¿Y qué pasa con los libros de magia? ¿Es que no se investiga en magia?

Tampoco todos los libros de magia son iguales, y en gran medida esto dependerá del autor. Se ve perfectamente cuando un autor ha investigado sobre determinado tema esotérico, principalmente porque aporta ideas de diversos autores y las contrasta. También es muy habitual que los libros fiables de magia hagan referencia a obras anteriores, tales como grimorios o a otros autores de referencia mundial. Esa mención es lo que hace fiable a un estudioso de la magia, pues demuestra que sabe. Esto se denomina investigación, y no consiste en dar opiniones sino en leer y contrastar ideas. Cualquier autor que esté dando una opinión está simplemente expresando lo que piensa, pero no está investigando.

Cuando escribimos un texto sobre magia, igual que cuando escribimos cualquier cosa, es importante contrastar las fuentes. Esto es igual de importante cuando leemos. Si una cosa no nos queda clara, o si nos formamos una opinión, un sanísimo ejercicio es ir a leer otro libro de otro experto en la materia para ver si se corresponde con la conclusión que hemos sacado o si es capaz de explicar más claramente lo que no entendemos. No basta con un libro, es importante contrastar varios y ver si el mensaje es más o menos igual en todos. Si se alza una voz discordante será necesario revisar la bibliografía del autor. Desde luego, ningún libro debe ser considerado una “biblia”, sino un punto de partida. Esto es clave en la formación de criterio, algo que nos es tremendamente útil a los paganos, pues leemos mucho, para saber qué libros merecen la pena y qué libros no.

Algunos trucos

– Desconfía de la información que no mencione sus fuentes de origen. Desconfía de los sitios web que se saquen la información de la manga.

– Si quieres contrastar una información ve siempre a la fuente original. Es decir, utiliza la parte de bibliografía de los libros. Sorprendentemente, no está de adorno.

– Lee siempre las críticas de los libros, especialmente las de los usuarios de plataformas como Amazon, donde hay una parte de críticas (reviews). Así no comprarás en vano.

– Recuerda: las opiniones son opiniones, no investigaciones, y pueden estar fundamentadas o no. Si hay cuatro autores que dicen X y uno que dice Y, normalmente los cuatro autores que dicen X habrán fundamentado su hipótesis en algo, y el que dice Y estará dando su opinión.

– Normalmente, las fuentes deben tener que ver con el tema del que se trate. Es decir, que no es una fuente fiable un libro de cocina para una explicación de cómo tratar con los elementales.

– Ten en mente lo siguiente: en nuestro sector, las editoriales muy famosas son normalmente bastante comerciales y no van a publicar grandes “secretos” ni “misterios”, sino cosas que venden. Por ejemplo, las primeras obras publicadas por Llewellyn estaban muy bien (la época de Buckland, Starhawk, etc), pero en los últimos años, personalmente, encuentro que se han relajado, originando un gran fallo de contraste de las propias obras que publican.

Para saber más:

– Normas del APA (American Psychological Association), las cuales recogen el estándar para crear bibliografías y citar en contextos de investigación.

– Amazon.es / Amazon.com. Portal de venta de libros en el que se pueden encontrar críticas de los usuarios.

2 respuestas a Fuentes y fiabilidad en los libros que leemos

  • Cris-Kell dijo:

    Curiosamente, y de eso me he dado cuanta ya desde hace un tiempo, la “creatividad” y la “investigación” en la magia es mas bien escasa en lo que se refiere a la Wicca, aunque otros campos en un principio ajenos, como la “magia del caos”, pueden aportarnos perspectivas diferentes y en ocasiones compatibles y válidas segun lis princpios wiccanos.

    Solo es cuestión de buscar un poco.

    Pero, segun mi opinión, el mejor libro es el que uno mismo va haciendo con la experiencia.

  • Edier dijo:

    tienes toda la razón en cuanto a la experiencia que se va adquiriendo, cuando yo empecé a leer sobre Wicca me daba temor encontrarme con escritos sin fundamentos y terminar desperdiciando mi tiempo, pero si uno lee bastante se termina aprendiendo a distinguir lo que es correcto y lo que no. Algo que a mi me funciona es leer la biografía del autor de un trabajo antes de leer su obra, y trato de leer en lo posible autores recomendados en otras obras, asi me sercioro de ir siempre en un mismo contexto, cabe resaltar que mis primeras lecturas fueron sobre Gardner, Valiente, Los farrar y asi fui remitiendome a nuevos autores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mi último libro publicado
¡Síguenos en Twitter!
Entradas por categoría
Entradas por fecha
Ouróboros, Webring pagano
Miembro de PFI España