tradiciones

Creencias vivas, creencias muertas

margarita-margaritas-flores-de-primavera_121-50157 El otro día eché una mano traduciendo en esta entrevista bilingüe que le hicieron los compañeros del programa de radio online Voces Paganas al Canciller de mi tradición, el Rvdo. Donald Lewis High-Correll. La entrevista es larga, pero creo que merece la pena escucharla aunque sea en pequeñas sesiones. Llegado un momento, el Rvdo. Don comentó algo que le he oído a otros líderes de tradiciones y a otros líderes de coven, considerados “tradicionalistas” en el sentido de que, según algunos, tienen una forma de ver las cosas más inamovible por aquello de que siguen “tradiciones” (el uso de comillas aquí es importante). Él dijo que la Tradición Correlliana está viva y que, como tal, las cosas en ella cambian, se adaptan, la gente mete cosas nuevas y está en constante evolución.

Me alegré mucho cuando oí esto, porque existe esta concepción, bastante arraigada, de que la gente que pertenece a tradiciones no admiten cambios o adiciones en sus prácticas. Y sin embargo, no he conocido eclécticos más eclécticos que algunos hermanos del Arte, especialmente en Europa, que serían considerados por algunos como “tradicionalistas” de la rama más tradicional de todas.

Creo que existe una diferencia entre pertenecer a una tradición y no admitir cambios en la práctica espiritual o la forma en la que se transmite. Lo primero consiste en formar parte de una familia espiritual. Esto puede sonar como un cliché, pero hay que llamar a las cosas por su nombre y en muchas tradiciones tu iniciador es, en cierto modo, como tu padre. Se dice que un mismo sumo sacerdote puede dar diferente instrucción a diferentes personas, porque su práctica y él mismo van variando a lo largo de los años, de la misma manera que tus padres no te educaron exactamente igual a ti que a tu hermano o hermana. De igual forma, las tradiciones van cambiando porque de las reuniones de las personas surgen ideas, y de las ideas surgen cambios. Puedo decir de memoria no menos de cinco directrices de mi tradición que han variado en mayor o menor medida a lo largo de estos 13 años que llevo siendo parte de ella. Algunas incluso han afectado a la forma en la que hemos dado esas instrucciones a nuestros iniciados. La mayor parte de las tradiciones que conozco, incluyendo a las de BTW, han pasado por procesos de reajuste interno similares, debido a que la supervivencia de los seres humanos (y por ende, de sus grupos sociales) estriba en su capacidad para adaptarse al medio y a las situaciones. La realidad social está en un sutil pero constante cambio.

No admitir cambios, por el contrario, supone la extinción o la muerte de la creencia. Y desde mi punto de vista, pertenecer a una no consiste en preservar intactas determinadas prácticas, puesto que en cuanto la realidad social cambia, se pueden ver fácilmente fuera de contexto; más con los tiempos tan rápidos que vivimos. Pertenecer a una tradición, para mí, consiste más bien en hacer nuestros una serie de ideales que pertenecen a un colectivo, ser parte de una familia o un grupo y, sólo a veces, transmitirlos, con las adiciones que nosotros consideramos importantes. Curiosamente, muchos de los añadidos que yo he transmitido a mis iniciados, las he visto en iniciados de otras personas, lo que me hace pensar que quizá todos nos ponemos bastante de acuerdo a la hora de adaptar las tradiciones a nuestra realidad social. Esto es lo que diferencia a una creencia viva, orgánica, adaptable y en movimiento, de una creencia muerta.

Podéis escuchar la entrevista al Rvdo. Don aquí: http://www.blogtalkradio.com/witchschool/2015/07/05/ptrn-voces-paganas-en-espanol-pagan-voices-lord-donald-lewis-highcorrell

Aprendiendo Wicca en más de una tradición

Hace pocos días, en un evento wiccano de mi ciudad, me encontré con una maestra de Wicca que también da clases en la misma zona en la que yo las doy. Ella ha recibido instrucción en dos tradiciones distintas y tuvimos la oportunidad de charlar animadamente sobre este hecho, sobre su background personal y wiccano, y compartió muy generosamente con los asistentes al evento su experiencia a este respecto. Durante la conversación, varios asistentes preguntaron en multitud de ocasiones qué ocurría si uno estudiaba en dos tradiciones a la vez, y si era malo o bueno que se hiciera. Ésta es una pregunta que me hacen con cierta frecuencia, así como si existen “convalidaciones” de grados entre una tradición y otra. En este artículo me gustaría desgranar el protocolo que, según mi experiencia tras hablar con varios profesores de Wicca de diferentes ramas, se suele seguir en estos casos.

Consideraciones generales

Si estudiar en una tradición o en solitario ya es de por sí sacrificado, hay que tener en cuenta que estudiar en dos a la vez (o incluso más) es doblemente sacrificado. Comenzar un entrenamiento supone un compromiso con la corriente que se estudia y con el profesor que imparte las clases, con lo cual hay que tomarse en serio el tiempo y el esfuerzo que esa persona nos está reservando para hacernos llegar esa información. También hay que tener en cuenta que algunos programas de entrenamiento incluyen ejercicios diarios que hay que realizar, y estar en dos tradiciones a la vez no es excusa para hacer los ejercicios que más nos gusten y dejar los otros abandonados. En cualquier caso, si se adquiere un compromiso, se adquiere de verdad.

Por otro lado, cada tradición, escuela o corriente mística tiene un régimen de compatibilidades diferente y esto algo a tener en cuenta por el dedicante que se decida a seguir dos corrientes a la vez. Para algunas tradiciones, entre las cuales se incluye la Correlliana, el entrenamiento simultáneo en varias tradiciones o corrientes mágicas es algo totalmente compatible. Sin embargo, no es así en todos los casos. Algunas corrientes exigen exclusividad por parte del practicante, ya que para adquirir algunos conocimientos puede ser necesario un tiempo considerable de estudio y dedicación.

Qué hacer antes de empezar a estudiar varias tradiciones simultáneamente

Aunque la mayoría de las corrientes wiccanas no pondrá pegas a un estudio simultáneo en varias tradiciones, es necesario informar en cualquier caso a las personas a cargo de cada uno de los entrenamientos que estemos llevando a cabo. Esto es por varias razones:

– Por una cuestión de lealtad y buena voluntad hacia los profesores que imparten los respectivos entrenamientos. Siendo sinceros desde el principio estamos demostrando que somos de fiar, lo cual es un punto a nuestro favor de cara a recibir una iniciación. Sencillamente es elegante decir lo que estamos haciendo.

– Porque tarde o temprano todo se sabe, y es muy probable que las personas a cargo de nuestra educación wiccana se acaben enterando de nuestra simultaneidad de estudios. Si existe en alguna de las tradiciones estudiadas un régimen de incompatibilidades, esto puede suponer nuestra expulsión de la misma. Es importante que antes de empezar cualquier programa de entrenamiento en Wicca nos enteremos de si exige exclusividad o si deja estudiar otras corrientes.

– Porque, en el caso de que sean compatibles ambas ramas, es posible que los profesores se pongan de acuerdo para aligerarnos la carga lectiva. Muchos mentores de Wicca contemplan la posibilidad de compartir experiencias docentes y de aunar sistemas en el caso de alumnos que simultanean estudios. Tan sólo con preguntar si un ejercicio de sanación de la tradición X se puede unir con un ejercicio de chakras de la tradición Y, nos estaremos ahorrando tiempo en los ejercicios energéticos que muchas ramas exigen. En cualquier caso, habrá que preguntar a ambos profesores qué ejercicios son compatibles y si es posible un eventual trabajo en equipo por el bien del alumno.

Convalidaciones de grado

Existe otra situación, y es cuando se adquiere un grado o un conocimiento primero, y luego se retoma el camino wiccano en otra rama, tiempo después.

En general, es muy raro que se convaliden estudios de grado en tradiciones distintas. Convalidar significa reconocer un grado obtenido como un grado de la propia tradición. Hay tradiciones que lo contemplan sólo cuando la iniciación y el maestro iniciador se pueden comprobar. Otras tradiciones, en cambio, sólo convalidan grados obtenidos por determinados covens o tradiciones. Sin embargo, por regla general esto no se suele hacer.

La razón para no hacerlo es simple: el dedicante debe ganarse el perfecto amor y la perfecta confianza de su círculo y/o de su futuro iniciador. Y esto sólo se logra mediante un tiempo en el que se conozcan, en el que el dedicante muestre tanto sus puntos fuertes como sus puntos débiles, y sobre todo un tiempo en el que el dedicante demuestre que es una persona digna del perfecto amor y la perfecta confianza de la tradición que le va a otorgar su grado.

En cualquier caso, la decisión de aceptar un grado como propio queda a discreción del profesor o mentor de la tradición en la que se vaya a entrar.

Conclusiones

Estudiar en más de una tradición no es bueno ni malo. Tiene sus cosas, mejores y peores. Lo mejor es que se aprende mucho. Lo peor, que requiere mucho esfuerzo. En cualquier caso, es necesario ir siempre con la verdad por delante. Gracias a internet, los círculos paganos se han expandido más allá de fronteras y casi todo el mundo se conoce, siendo la comunicación una solución muy viable a todas nuestras dudas. Si el lector va a comenzar una simultaneidad de estudios en varias tradiciones o va a retomar sus estudios en otra tradición, es importante que se comunique primero, que se informe bien y que compruebe que no existe ninguna pega antes de comenzar su nuevo sendero. Y, por supuesto, se trata de disfrutar esa ventaja que supone la curiosidad y las ganas de aprender, que nos llevan en muchas ocasiones a emprender el apasionante camino de descubrir varias ramas de la Wicca.

Wicca tradicional

En ocasiones se oye hablar de Wicca tradicional como algo oscuro y oculto a las personas que no pertenecen a ese tipo de corrientes. También existen opiniones encontradas acerca de lo que es tradicional y lo que no, así como el ánimo de establecer tradiciones por parte de personas que desean empezar un tipo de espiritualidad concreta basada en la Wicca, pero con diferentes matices. En cualquier caso, el concepto de Wicca tradicional es casi tan complejo de entender como el de Wicca ecléctica, y existen multitud de visiones al respecto, que se van a intentar tratar aquí.

Wicca tradicional

Existe una cierta controversia en torno al apelativo “tradicional”. Dicha controversia surge de la diferencia de significado que se le puede dar a dicha palabra. Para algunos, sólo es considerada Wicca tradicional aquélla que desciende directamente de Gardner, esto es, Wicca Gardneriana y Alexandrina. Para otros, es tradicional todo aquello que se establezca formalmente, que esté formado por covens y que se distinga por tener un entrenamiento y unas fórmulas rituales propias, transmitidas mediante un linaje de corte iniciático.

Cada interlocutor con el que tratemos puede tener una visión distinta a este respecto, y puede, a veces, no coincidir con nuestra propia visión de lo que significa tradicional. Esto sucede no sólo en éste sino en muchos otros aspectos de la Wicca, y no debe preocuparnos. Las diferencias de opinión son sólo discrepancias que pueden responder a entrenamiento u opiniones propias de diverso origen, y muchas veces es sencillamente imposible estar de acuerdo en todo.

En lo que casi todo el mundo está de acuerdo es en que las diferentes ramas de Wicca tradicional se caracterizan sobre todo por seguir un sistema iniciático y formativo dentro del contexto de los covens. Por tanto, se podría decir que no existe tal cosa como un wiccano tradicional solitario, puesto que, como mínimo, pertenecerá como miembro a distancia a un coven dado, siempre y cuando el sistema seguido por su tradición lo permita (y no todas lo permiten).

Diferentes tradiciones, una misma creencia

Una de las preguntas más comunes en la mente de los wiccanos suele ser en qué se diferencian las tradiciones unas de otras. El lector puede inferir que esto sucede sobre todo en la mente del principiante o del ecléctico/solitario, si bien esto no tiene por qué ser así. En general, estar fuera de una tradición es sinónimo de no poder conocerla completamente, y, por tanto, de no poder diferenciar a ciencia cierta unas prácticas de otras. Para desconocer cuáles son las bases de una tradición no hace falta ser ecléctico, un miembro de una tradición puede perfectamente preguntarse cómo harán determinadas cosas los practicantes de otras tradiciones.

Sin embargo, pocas veces se pregunta uno qué tienen en común las tradiciones y por qué, a pesar de esas diferencias, unas y otras siguen siendo Wicca. Con frecuencia, la comunidad pagana se centra mucho en lo que le diferencia de los otros, pero poco en los puntos comunes, cuando precisamente sean estos últimos los más importantes, de cara a la creación de comunidad y de cara a sentar las bases de la creencia wiccana en aquellos países en los que aún no se encuentre legalizada.

Por tanto, se puede decir que lo que tienen en común todas las tradiciones es la creencia en los Dioses, el cumplimiento de la Rede y la creencia en la Ley del Tres (o Ley de Retribución), la creencia en el más allá, la creencia en la existencia de Magia y manipulación de energía, y determinados elementos rituales comunes a todas ellas, tales como la creación de un círculo o la estructura básica del ritual. A este respecto, y en contrapartida a estos puntos comunes, las diferencias más notables pueden encontrarse en los nombres de los Dioses, los matices de aplicación de la Rede o la ley del tres, la interacción que se establezca con el más allá, el entrenamiento mágico, y determinados elementos de carácter ritual como las fórmulas empleadas o las correspondencias de las herramientas. Algunas tradiciones se centran también en diferentes aspectos, no tanto en cómo se hacen las cosas sino en su objetivo primordial para con la comunidad.

La “inaccesibilidad” de las tradiciones

Muchos wiccanos se quejan de lo inaccesibles que resultan las tradiciones, pues normalmente se cree que son entidades que están más allá, y que no existen los practicantes tradicionalistas. Estos wiccanos suelen buscar practicantes de una tradición porque quieren ser iniciados en esa corriente, y se frustran al no encontrar gente asociada a las tradiciones. También hay tradiciones más activas públicamente que otras, y, mientras que unas son muy discretas, las otras organizan gran cantidad de eventos, así que el rasero no es el mismo para todas. Sin embargo, encontrar o no a alguien que esté dispuesto a enseñarnos dependerá en gran medida de dos factores:

a) Con quién hablemos. Puede que demos con algún practicante de alguna tradición por casualidad en facebook, que conozcamos alguno en una quedada, o que esté en la misma asociación pagana que nosotros. Nunca se sabe. Los tradicionalistas existen, sólo hay que saber mirar bien.

b) Cómo nos comportemos. No hay que esperar que nos ofrezcan entrenamiento a la primera de cambio: muchas tradiciones se aseguran de que la persona a la que están ofreciéndole entrenamiento es de fiar y que va a ser un buen pupilo. Esto será a discreción del formador, que tendrá que determinar, dentro de los criterios seguidos en su grupo, si esa persona es apta o no. Las tradiciones tienen criterios de admisión, no se puede exigir que nos admitan por la fuerza.

El entrenamiento en una tradición

Nadie regala grados ni iniciaciones en una tradición, por muy abierta o cerrada que sea. El entrenamiento es algo que se toma muy en serio, y el dedicante debe corresponder con la misma seriedad. Si al lector le han ofrecido entrar en una tradición y siente que es el camino que debe seguir, no podemos más que felicitarle y animarle a cumplir las expectativas que sin duda su formador o facilitador tendrá de él, para corresponder la confianza y el tiempo que esa persona está dedicando a su formación.

Mi último libro publicado

¡Síguenos en Twitter!

Entradas por categoría

Entradas por fecha

Ouróboros, Webring pagano

Miembro de PFI España