reflexiones

El camino elemental

He escrito esta entrada a partir de mi propia experiencia con los elementos, y nótese que lo hago desde una perspectiva totalmente personal. No quisiera sentar cátedra con mis afirmaciones, porque responden a vivencias en el camino de una Wicca tendente al chamanismo y al trabajo elemental.

 

Caminamos la senda de los cuatro elementos más el espíritu en nuestra vida diaria. Somos aire, fuego, agua y tierra, animados por el espíritu divino, y sin embargo en general casi todo el mundo coincide en que caminar esa senda de los elementos es difícil. Me pregunto por qué puede ser tan difícil andar una senda de elementos, cuando elemental también significa básico, y siendo como somos seres materiales. Espirituales también, pero por un momento percatémonos de la existencia tangible que consideramos “material”, esto es, de nuestra vida como humanos.

Metafísicamente se dice que los elementos tienen unos significados dados. El aire es la inspiración (inspirar es una de las fases de la respiración, de hecho), el fuego es la manifestación, el agua el sentimiento y la tierra suele ser la sabiduría y la integración de lo aprendido. Pero también tienen emociones e incluso momentos vitales. Afortunadamente no somos de un solo elemento, aunque cualquiera que estudiara una carta astral podría decir que una persona es pura agua o puro fuego. La realidad es distinta, tan distinta porque una persona por ejemplo muy fogosa  astrológicamente sigue teniendo un 70% de agua en su cuerpo. Decir que un elemento abunda en una persona es como decir que todos abundan porque todos están en todo. Incluso en las ciudades y en los edificios, ¿o es que tu casa no está hecha de un material transformado a partir de materias primas asociadas a un elemento en la naturaleza?

Caminamos el sendero elemental guiándonos por libros, y no prestamos atención a las cosas más sencillas. ¿Por qué no escuchar al agua cuando nos expresamos en términos de sentimientos? Decir “te quiero” es algo muy acuático por definición. Decir “no” es poner un límite, es defenderse, podría considerarse tierra o, mejor aún, puro fuego. El aire está en medio de todo: las ideas que tenemos son aire, son intangibles hasta que decidimos que ha llegado el momento de hacerlas realidad.

Tras valorarlo un poco, puede que consideres apasionante este mundo elemental. En ese caso, no sé si compadecerte o felicitarte. Centrarse en un elemento cada vez tiene sus pros y sus contras, pero suele ser la técnica más utilizada y más eficiente. Las cosas que se sacan del camino elemental son siempre muy extremas porque así son los elementos en su estado puro, porque normalmente se va recorriendo un elemento cada vez, estudiándolo con y sin libros, notándolo en tu vida diaria. Viendo qué hay de cada elemento en ti mismo. Los resultados pueden ser sorprendentes y no dejan indiferente a nadie, y para ello no suele haber más guía que tus ganas de viajar entre elementos, de flotar en mitad de la nada o bucear en lo más profundo de tu ser. Ganas de desaparender lo que has aprendido durante muchos años de mentiras, de “no puedo” y de “no sé”. Años de estar en desconexión con tu propio ser material, que al fin y al cabo y por la unión de los elementos no es más que tu ser espiritual.

También puede resultar que centrarte en ese elemento te lleve a descubrir otros elementos dentro de ti mismo. En mi trabajo más intenso como Sacerdotisa del Mar me he encontrado con mi propio fuego mientras buceaba en lo más profundo de mí misma, lo que en palabras de una buena amiga es “un volcán en erupción que está en lo más profundo del mar, y que no se apaga ni con la más helada de las aguas”. Mensajes así le hacen a uno comprender qué es y cuáles son sus propósitos.

Al final, el camino de los elementos es un camino de decisiones. La unión de todos ellos conforma el espíritu, y todo eso es tan material y tan “elemental”, tan básico, que lo hemos olvidado. Aprendemos que lo elemental no tiene validez, que la toma de decisiones es una cosa que queda postergada a circunstancias ajenas. El zen no es para el camino elemental. Es un camino básico, un camino que para los niños resultaría sencillo, pero que para los adultos se hace cuesta arriba porque durante muchos años nos hemos repetido frases muy bonitas que nunca han valido para nada, que nunca nos han enseñado que el libre albedrío y el propósito en esta vida ya estaba dentro de nosotros, ya los teníamos por ser partes de esos elementos. Venimos equipados “de fábrica”, lo que está en nuestras manos es reivindicar el derecho de pasar a la acción para ser, mediante la interacción elemental, realmente conscientes de nuestras vidas. En el camino elemental la inacción es simplemente otra excusa más.

 

 

Contactos paganos en tu zona

Querer conocer gente a tu alrededor con inquietudes similares a las tuyas es totalmente normal. En el caso de los paganos, no sólo intentan conocer a otros para intercambiar información, charlar, o compartir experiencias, sino que también buscan encontrar covens o grupos de estudio con los que congeniar y poder aprender y/o realizar rituales. Hoy os presentamos unos consejos prácticos para conocer paganos en zonas cercanas a la vuestra.

¿Qué buscar?

Existen básicamente tres objetivos que puedes pretender conseguir encontrando paganos en tu zona. Te recomendamos que antes de intentar buscar a alguien, tengas claro qué es lo que persigues:

– Conocer gente afín a ti: Mucha gente se siente sola en sus creencias. Conocer paganos, personas con inquietudes similares a las tuyas para tomar un café y charlar, puede ser una buena idea para aquéllos que quieran seguir practicando en solitario pero sin sentirse totalmente aislados.

– Buscar un grupo de estudio: Entendiendo como tal al grupo de personas que se reúne para charlar de paganismo, en el que se intercambian conocimientos de diversas fuentes fruto de la investigación de cada una de ellas. También hay grupos de estudio que se reúnen en torno a un mentor o guía espiritual que ayuda a los aún no iniciados a entender mejor los conceptos básicos de la religión que estén estudiando.

– Buscar un coven: Aquí el objetivo es buscar un grupo con el que practicar rituales, meditaciones y magia. Éste es un grupo de culto principalmente, y de igual forma que el anterior puede estar reunido en torno a un sumo sacerdote, suma sacerdotisa, o ambos, o no estarlo en absoluto.

Hay que decir que estos tres objetivos no son excluyentes: un wiccano puede estar en un coven que sea grupo de estudio a la vez, y cuyos integrantes se lleven tan bien que acaben estableciendo relaciones de amistad.

Lugares donde buscar

– Tiendas de esoterismo/nueva era/paganismo: Hay comerciantes que permiten poner carteles en sus tiendas, así que si buscas a alguien puedes poner un cartel con tu e-mail (nunca tu teléfono), diciendo qué es lo que buscas exactamente. También puede haber carteles de actividades (meditaciones, conferencias…) afines a ti donde buscar gente de estas características, y así te ahorras la cita con el desconocido.  El mismo dueño o dependiente de la tienda puede saber dónde encontrar gente: si vas a comprar a su establecimiento y te da a entender que sabe mucho de paganismo, siempre puedes comentar que el tema te interesa y que estás buscando a alguien. Si te parece que el dueño de la tienda es pagano por lo mucho que sabe, nunca le preguntes abiertamente por su religión, deja que sea él o ella el que te lo diga.

– Internet: Éste es el mayor escaparate de contactos paganos hoy día. Principalmente existen tres fuentes:

  • Foros. Participando en un foro puedes conocer a tanta gente que puede que en algún momento y tras bastante tiempo posteando alguien diga de hacer una KDD (quedada, una reunión de foreros). Algunos foros, como por ejemplo el de wiccanos.com, organizan KDDs nacionales o animan a sus miembros a conocerse entre ellos. Normalmente la gente de los foros se conoce bastante entre sí, sobre todo si es un grupo especialmente participativo. También es posible que en los foros existan subforos dedicados a tu región o país, haciendo de lugar de encuentro para paganos que vivan cerca.
  • Listas de correo. Similar a lo anterior, pero basado en el correo electrónico. Existen multitud de listas paganas, tan sólo basta con buscar en el directorio de yahoo! groups.
  • Anuncios de contactos. También hay un sinfín de webs dedicadas a los anuncios de contactos paganos, similares a los anuncios por palabras de los periódicos pero centrados en exclusiva a este tipo de inquietudes. Un ejemplo de ellos es puertasdebabel.com.
  • Eventos. Multitud de asociaciones paganas y tradiciones realizan eventos de periodicidad variable, desde los famosos campamentos de brujas de Reclaiming hasta el día del orgullo pagano. Todos estos eventos son ocasiones muy especiales y bonitas para encontrarse con gente que comparta nuestras inquietudes.

Reglas básicas

Hay unas determinadas reglas básicas y de sentido común que debes tener en cuenta antes de lanzarte a intentar contactar con gente:

Queda sólo con la persona o personas que sean más afines a ti. Puede parecer muy obvio, pero si alguien te cae mal es mejor que no quedes con esa persona.

– Contacta varias veces y por diversos canales antes de quedar en persona. Empieza por lo más “impersonal”, por ejemplo contestando en un post en un foro, luego pasa al mail, luego a msn messenger o similares, luego al teléfono y luego en persona. Recuerda que las personas tienen “burbujas” de territorio alrededor y muchos pueden tomarse como una ofensa que tras dos o tres mensajes en un foro le preguntes el teléfono para quedar ese mismo fin de semana. No todo el mundo va a tener el mismo grado de confianza contigo.

– Planea la cita con tiempo y sed muy concretos en el sitio y la hora. El tiempo es por si surge algo que os impide quedar, para que os dé tiempo a reaccionar. Lo de ser concreto es porque no os conocéis físicamente, por tanto hay que ser lo más específico posible sobre el lugar y la hora: por ejemplo no vale decir “en el mercado” porque ser algo demasiado genérico, así que es mejor decir “en la puerta de la cafetería llamada “Tal” de la calle X”.

– Sé educado. Es una norma básica de convivencia pero no todo el mundo la cumple. El día señalado, acude puntual a la cita, sé prudente hasta conocer un poco mejor a la persona en cuestión, no hagas demasiadas preguntas personales hasta no conocerla bien y sobre todo no seas prepotente. Si vas a hacer gala de tus conocimientos recuerda que nunca sabes con quién estás hablando, y que tu interlocutor ha leído tanto como tú (los paganos suelen ser gente muy curiosa a la que le gusta investigar sobre diferentes temas). Respeta la afiliación espiritual de la persona con la que estás, por ejemplo si eres Wiccano y tu interlocutor practica el Druidismo, sé lo más respetuoso posible con su creencia.

– Entérate de qué tipo de contacto requiere la persona o personas contactadas. Tú puedes ir queriendo encontrar un coven, pero la persona con la que vas a quedar a lo mejor sólo quiere tomar un café. No fuerces la voluntad de la persona, deja que las cosas fluyan y si tenéis intereses comunes puede que al final acabéis tanto estableciendo un coven como simplemente siendo grandes amigos.

– Si eres menor de edad debes tener especial cuidado. Muchos grupos no aceptan menores, o puede haber personas que pongan reparos a la hora de establecer relaciones, aunque sea una simple amistad, con menores de edad. Asegúrate de que la persona o personas con las que contactas saben tu edad y si te ponen pegas no fuerces la relación. NUNCA mientas acerca de tu edad, pues es una carta de presentación pésima. Asimismo, recuerda que tus padres son tus responsables legales antes de tu mayoría de edad, y por lo tanto son también los responsables de tu educación religiosa. Ellos tienen derecho a conocer cuáles son tus actividades religiosas como responsables de ti, y por muy celoso que seas de tu intimidad o aunque temas que su reacción no vaya a ser de tu agrado, merecen al menos saber que vas a quedar con un desconocido, por lo que pudiera pasar. Tus padres sólo quieren lo mejor para ti, sé sincero con ellos y si surgiera algún problema por su parte mi consejo es que esperes a tu mayoría de edad. Muchos padres también piden que les presentes a tus nuevos amigos, lo cual es totalmente normal y comprensible.

– Averigua cosas sobre con quién vas a quedar. Esto es especialmente fácil con internet. Introducir un nombre o una cuenta de correo electrónico en google puede darte muchas respuestas sobre la orientación espiritual (y sobre si es de fiar) de quien vas a conocer. La comunidad pagana es muy participativa, no es extraño que la persona tenga publicaciones en foros o incluso un blog personal, así también puedes conocer mejor a esa persona.

– Dile a alguien que vas a quedar y hazlo siempre en un sitio público. Cuando quedes, asegúrate de hacerlo en un sitio público, ya que es territorio “neutral” y así se rompe más fácilmente el hielo. De igual forma, dile a alguien de confianza (tus padres, algún hermano, tus amigos…) que vas a quedar, con quién, a qué hora y dónde. Al fin y al cabo, aunque parezcan de fiar, los desconocidos siempre son desconocidos.

Si te proponen volver a quedar pero no ha habido “feeling”, no te fuerces. Hay personas con las que sencillamente no se congenia, piensa que no tiene por qué caerte bien absolutamente todo el mundo. Y sobre todo no te culpes por ello.

Y por último, una pequeña reflexión: ¿Tengo que buscar gente por fuerza? ¿Qué pasa si quiero seguir siendo solitario?

No pasa absolutamente nada. Conocer o no a otra gente no es necesario si no quieres, es decisión tuya y sólo tuya.

13 lunas, bitácora online sobre wicca y paganismo

En el año 2004 se creó en internet una revista wiccana online en castellano, la primera de su género, llamada “13 lunas”, en la que se ofrecían a los lectores artículos de diversa índole: Entrevistas, Humor, Historia, Herbalismo, Wicca, Magia, Religiones comparadas, Antropología, entre otros. La revista tuvo un gran éxito de visitas, en tanto que se encontraba en formato electrónico, hasta que, en el año 2006, finalmente desapareció.

Su nombre estaba basado en el ciclo lunar y en los 13 esbats que la religión Wicca y otras religiones neopaganas celebra a lo largo del año, y su sello editorial era muy característico: La serenidad que transmitía su diseño y la seriedad de sus contenidos la convirtieron en un referente para la comunidad pagana que, cada esbat, se reunía alrededor de sus múltiples artículos.

Hoy, volvemos a poner en marcha aquel proyecto de la revista online, si bien con un cambio sustancial de concepto: No se trata ya de una publicación aislada y por tanto limitada a unos cuantos días al año (ya que la salida de los números de 13 lunas coincidían con cada uno de los sabbats del año), sino que, aprovechándonos de las nuevas tecnologías, pasamos a ser una bitácora donde, cada pocos días, nos disponemos a compartir con todos nuestros lectores aquellos asuntos de más o menos actualidad que surjan dentro de la comunidad.

Sin más, dar las gracias a todos los que se han mantenido fieles a nosotros tras tantos años, y que hoy nos acompañan en el arranque de esta nueva andadura.

Mi último libro publicado

¡Síguenos en Twitter!

Entradas por categoría

Entradas por fecha

Ouróboros, Webring pagano

Miembro de PFI España