fluffy bunny

De prejuicios hacia la Wicca, dentro y fuera

prejuicio Hace mucho tiempo, como 8 ó 9 años, estaba hablando por Messenger con un chico odinista que me dijo algo así como “eres la primera wiccana no-fluffy que conozco”. Aparte de levantar la ceja porque había hablado con dos amigos míos que eran del coven donde estaba entonces – quienes me lo habían presentado, y eso implicaba que los estaba llamando fluffy bunnies en toda mi cara – me quedé un rato pensando sobre por qué aquel muchacho consideraba que todos los wiccanos éramos unos blanditos conejitos de peluche que practicaban Paganismo.

Creo que se ha abusado del término fluffy bunny. Lo hemos hecho cuando no sabíamos de qué hablar y necesitábamos posicionarnos en un rol superior. Empezaré por mí misma porque la autocrítica es sana: hace unos años escribí aquí un artículo sobre este supuesto espécimen de la Wicca que tanto interés suscita pero, con los años, me he dado cuenta que hacer este tipo de afirmaciones y definiciones son negativas para nuestra propia creencia. Porque siempre habrá un wiccano que, usándolo, llame fluffy a otro en base a conversaciones superficiales sobre la práctica religiosa de la persona. Para algunos yo misma soy fluffy porque creo en la libertad y llevo mis cosas con un cierto relativismo, para otros soy una practicante que se mantiene firme a unos ideales tradicionalistas, por ejemplo por mi postura hacia la iniciación. Como siempre, todo depende del cristal con el que se mire. Por eso, cuando alguien se erige como “anti-fluffy” no puedo evitar pensar “qué irónico, un fluffy criticando a otros fluffies”.

En mi opinión, los wiccanos hacemos bien en dejar de llamarnos lindezas unos a otros, porque esa cantidad de prejuicios que generamos entre nosotros, a su vez, genera más prejuicios hacia nosotros en las otras religiones con las que compartimos el apelativo de “Paganos”. Cosechamos lo que sembramos. Desde mi punto de vista, eso es lo que crea visiones como las del chico del que hablaba al principio del artículo. Hay gente pagana que se sorprende de poder hablar con wiccanos de temas que no sean guerras internas, cotilleos y supuestas rivalidades por ser el más mágico o el más popular y, por supuesto, el menos fluffy. Y es normal, porque esa actitud la hemos generado nosotros mismos al llamarnos con apelativos despectivos. Nos hemos permitido el lujo (yo la primera, en el mentado artículo de los fluffies que escribí en 2010) de decir que las creencias de algunos con respecto a la Wicca son “erróneas” o que dan una visión “errónea” de lo que practicamos, cuando en realidad la persona está practicando en su casa y no somos jueces de nadie para calificar a nadie por ser ecléctico o por preguntar en un foro cómo se hace un hechizo para conseguir trabajo. Lo que más oigo es “hay wiccanos que se pasan el día pensando en hechizos y esto es una religión”. Vale, es una religión, pero si se quiere hacer magia, ¿qué hay de malo? ¿Cómo vamos a permitir que alguien aprenda por sí mismo con una censura tan férrea sobre sus acciones? Otra cosa es que le digamos eso de “mueves muchas energías que a veces no se pueden controlar mediante la magia, ve con cuidado” o demos un consejo, pero si la persona quiere aprender y anotar hechizos, tiene todo el derecho a aprender y a anotar hechizos si es lo que quiere hacer. Y eso que soy la primera en decir que hay que agotar todas las vías físicas antes de hacer magia, pero tampoco podemos poner etiquetas a alguien a quien no conocemos por querer hacer un simple hechizo y hacer una pregunta.

Creo que la época del fluffy ha acabado porque ya hay información sobre Wicca como para que las personas estén bien informadas, incluso cuando acaban de empezar. Gracias a los dioses cada vez veo menos comentarios de gente llamando fluffy bunny a otra, algo que cuando yo empecé era habitual en las discusiones cibernéticas. No obstante, el prejuicio, sobre todo desde fuera, sigue existiendo y me temo que continuará por unos cuantos años porque nos hemos encargado de crearlo y sustentarlo, con el fin de posicionarnos como superiores moral y religiosamente dentro de la propia comunidad wiccana.  Sin embargo, a través de esa accesibilidad al conocimiento, las opciones para practicar Wicca aumentan, y donde hay diversidad de opciones siempre hay lugar para la convivencia sana y sin complejos de superioridad. Así pues, será cuestión de tiempo que nos dejemos de tonterías y empecemos a darnos cuenta de que la religión se practica en casa y no en los foros, y que una pregunta no supone que la persona se pase el día haciendo hechizos.

Humor: Fluffy Bunnies

Éste es un texto que traduje para el primer número de 13 lunas, cuando este sitio era una revista. Es un texto de humor que habla sobre los Fluffy Bunnies. ¡Espero que lo disfrutéis!

¡Saludos desde el Coven Fluffybunny!!

El Coven Místico Wiccano del Unicornio de la Mariposa Brillante de la Curación Mágica y de la Luz Blanca Sagrada de la Bruma Espiritual Divina y de la Diosa de las Hadas Sonrientes Encantadas de la Luz Brillante de la Maravilla acepta miembros en este momentos.

¡Hola! En nombre del grupo CMWUMBCMLBSBEDDHSELBM, quisiera decir… ¡¡Hola!! ¡Somos un encantador grupo de Wiccanos Eclécticos que adoran la LUZ! Creemos que no puedes hacerle daño a nada, porque la Rede así lo dice. ¡No comemos animales, porque los animales TAMBIÉN son gente! Algunos aguafiestas dicen que las plantas también están vivas pero sólo están cabreados porque ellos son carnívoros y están enfadados y no iluminados, al contrario que nosotros. ¡Pero pareces una persona realmente GUAY! ¡Debes ser PERFECTO para unirte a nuestro grupo!

En el CMWUMBCMLBSBEDDHSELBM creemos que el Dios y la Diosa siempre han cuidado de nosotros, desde hace miles y miles de años cuando todos éramos wiccanos y bisexuales y nada malo sucedía y todos vivíamos en paz y armonía comiendo sólo frutas y bayas y retozando felizmente en los campos. Y cuidaban también de nosotros cuando llegaron los hombres malos y conquistaron a nuestros pacíficos ancestros y les forzaron a hacer cosas horribles como adorar a deidades masculinas y comer carne. Y también cuidaron de nosotros incluso cuando ¡¡¡MILLONES Y MILLONES DE MUJERES Y GATOS ARDÍAN EN ESTACAS POR SU LIBERTAD!!!

Cambiando de tema, así que el Dios y la Diosa se quieren, y también te quieren a ti, incluso si no crees en que te quieran, porque te quieren, y nosotros también te queremos, y queremos a todo el mundo, excepto a aquellos aguafiestas que no estás de acuerdo con nosotros. ¡¡Pero les queremos de todas formas!! ¡¡Aunque sean unos aguafiestas!!

Pero el Dios y la Diosa saben quienes somos realmente, y yo he sido Wiccana en todas mis vidas, así que lo sé todo de primera mano, ¿sabes? Todos estos tontos con sus “libros” estúpidos y sus “hechos”, ya sabes, ¿no? ¿Por qué están ELLOS tan cabreados? Yo también lo sé todo mejor que ellos, porque yo fui Cleopatra en una de mis vidas y en otra fui una sacerdotisa druida y recuerdo todas esas cosas porque soy una iluminada.

CMWUMBCMLBSBEDDHSELBM tiene su libro de las sombras, que ha pasado de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de la madre de mi madre. Y fue escrito por primera vez por mi primera encarnación en aquel lugar tan viejo en aquel idioma tan rarito. Sip. Es realmente guay.

Te contaría más sobre nosotros pero tienes que ser uno de nosotros, así que rellena estas pocas preguntas para que te podamos hacer uno de nosotros y contarte los secretos del universo y darte un bonito parche para tus pantalones. Si respondes “no” a alguna de estas preguntas, a lo mejor no vamos bien contigo, pero está bien… cuando dejes de ser un humano normal y a lo mejor renazcas como Brujo como nosotros (porque todos nacimos con estos poderes porque fuimos elegidos y esto es por lo que estamos juntos porque sólo Brujos Naturales especiales como nosotros pueden tener covens) te dejaremos intentarlo de nuevo. Porque te queremos.

1. ¿Observas el Arte como algo religioso?

2. ¿Comes sólo plantas?

3. ¿Juras adorar SÓLO a la Luz?

4. ¿Está bueno Brad Pitt?

5. No, de verdad, totalmente en serio, ¿no crees que él es la encarnación de Adonis o algo así?

6. ¿A que son bonitos los conejitos?

7. ¿A que los cristianos apestan?

8. ¿Puedes probar todo esto, eh?

Gracias por tu solicitud, esperamos tener noticias tuyas PROOOONTOOOO!!!!!!!

Amor y luz y abrazos con sabor a chupachups de helado de trufa.

Suma Sacerdotisa Dama Gotadeluna Bailarinanevada Nube Cubierto y Frío con unas posibilidades del 50% de Lluvia Caminaárboles Plata Soñardespierto Rayodesol Conejito.

Fluffy Bunnies

Llamar a un wiccano “Fluffy Bunny” es quizás lo peor que se le pueda llamar, el peor insulto o el mayor de los desprecios. Fluffy bunny, que literalmente significa “conejito de peluche” es un término designado para describir a un tipo de wiccano muy particular. De acuerdo con la web “Wicca For The Rest Of Us” este tipo de wiccanos también son llamados McWiccanos, Brujas de un libro, Insta-Brujos, Wicclets y Whitelighters (“luces blancas” o “guías blancos”, por la serie Charmed), y normalmente este tipo de creyentes están mal vistos por el resto de la comunidad wiccana, debido a las ideas erróneas que pueden llegar a dar sobre la Wicca, tanto a otros wiccanos que acaben de comenzar su camino en esta religión, como a personas no wiccanas.

Antes de entrar en materia, quisiera traeros un pequeño diálogo extraído de “Buffy Cazavampiros” (Buffy The Vampire Slayer) que ilustra perfectamente el comportamiento de los fluffy bunnies:

Willow: Hablan. Todas hablan. “Bla bla bla, Gaia, bla bla bla, la luna. El poder de la fuerza vital de la menstruación”.

Buffy: ¿No hay brujas de verdad en tu grupo de brujería?

Willow: No. Sólo un montón de iluminadas. Hoy en día cualquier chica con un tatuaje de henna y un especiero se cree hermana de los poderes oscuros.

¿De dónde viene el término?

Normalmente se dice que el término fue acuñado por primera vez por el webmaster de la página Why Wiccans Suck (por qué los wiccanos apestan), que afirmaba: “no tengo problemas con la Wicca, es a los wiccanos a quienes no puedo aguantar” y fue inspirado por el capítulo “Silencio” de la cuarta temporada de la serie “Buffy The Vampire Slayer” (precisamente por el extracto de diálogo que ponemos más arriba). Esta página desapareció, pero el término empezó a ser utilizado por otras webs, como la ya mencionada Wicca: For the Rest of Us, e incluso por el recientemente fallecido Isaac Bonewits en una de sus obras.

¿Qué son?

El webmaster de “Wicca: For the Rest of Us” da una idea de qué puede ser un fluffy bunny. En el subtítulo de su web, pone: “Stop the Fluff. Think for yourself. Fight the bunny”, que viene a traducirse como “Detén al peluche. Piensa por ti mismo. Lucha contra el conejito”. Por tanto, se puede entender a un fluffy bunny como alguien que no piensa por sí mismo y que acepta lo que le venga en los libros como si fuera una escritura sagrada. Con el tiempo, esta definición se ha ido ampliando hasta llegar a las siguientes características:

  • Son personas que no están interesadas en investigar sobre su propia creencia, tomando como verdaderas las opiniones de X autor reconocido y como si fueran un dogma de fe.
  • Se centran en la “Luz”. Para ellos, todo ha de ser “de luz”, llevando al extremo los sentimientos positivos y desechando completamente la destrucción (aunque la renovación sea necesaria).
  • Tienen una imagen de la Divinidad como ser benevolente y amoroso, y, por tanto, los humanos debemos comportarnos como seres de “Luz” y “Amor”, llevando a veces esto al extremo.
  • Ven la vida de una forma dualista, existiendo una división entre “los buenos” y “los malos”. Todos aquellos que no estén de acuerdo con ellos son vistos como “los malos”.
  • Suelen inventarse un linaje relacionado con la quema de brujas o los tiempos de la inquisición para dar más valor a su creencia. Suelen inventarse títulos para que les den poder de cara al resto de la comunidad, o utilizan nombres de autores reconocidos dentro de su nombre mágico o seudónimo para darse más importancia, normalmente con gran arrogancia.
  • Suelen distinguirse por una vestimenta “acorde” a su propia idea de lo que es un Wiccano, normalmente para llevar la contraria a la sociedad. Asimismo, acompañan esta vestimenta de todo tipo de herramientas ostentosas.
  • Piensan que la Wicca es “el camino correcto” y se ven en la necesidad de poner a los demás en éste (función “evangelizadora”).
  • Utilizan la Wicca como medio de rebelión hacia la creencia en la que fueron criados.
  • Utilizan la “Magia Blanca”, esto es, usan este término hasta la saciedad, sin darse cuenta de que la magia no tiene colores, ni polaridades, ni dualismos.
  • Suelen ser recién llegados a la Wicca, aunque esto no sucede siempre.

¿Qué hacer con ellos?

Normalmente se dice que los Fluffy Bunnies son novatos en el Paganismo, así que lo único que hay que hacer es tenerles paciencia, relajarse y dejar que ellos mismos vayan construyendo su propio camino. Muchos wiccanos han pasado por una época más o menos fluffy en sus comienzos, y luego han evolucionado hacia una práctica más racional, contrastada e informada, así que podríamos decir que esta etapa de maduración se arregla con la exposición a la comunidad. Debemos tener en cuenta que el gran “boom” fluffy bunny se dio cuando el mundo wiccano se estaba abriendo a Internet, con lo cual la escasez de medios e información para contrastar era evidente. Hoy día, con la cantidad de medios de los que disponemos para hacernos una idea completa de lo que es la Wicca, y teniendo en cuenta la necesidad de información que se suele sentir al principio, es más que lógico pensar que el wiccano recién llegado medio tendrá más de un solo texto para empezar su andadura y para documentarse.

Además, teniendo en cuenta el rechazo que provoca en la comunidad wiccana este tipo de practicantes y que el colectivo es cada vez mayor y está más maduro, es muy probable que el sistema se termine por auto-regular por sí solo.

Para saber más:

Isaac Bonewits: “Making Fauna Pagans”.

Wicca: For the Rest of Us.

 

Mi último libro publicado

¡Síguenos en Twitter!

Entradas por categoría

Entradas por fecha

Ouróboros, Webring pagano

Miembro de PFI España