dedicacion

Introducción a los ritos de paso

5 ritoHace poco que escribí un artículo llamado “Hacer ritos de paso para otros“, pero no expliqué qué es un rito de paso, en qué consiste y qué tipos de ritos de paso podemos encontrar hoy día en creencias como la Wicca. Siempre he partido de la base de que la gente es inteligente y que sabe qué es un rito de paso, pero por lo que veo aún hay desconocimiento sobre ello. No voy a culpar a la sociedad, sino que culparé a los propios bloggers que escribimos en español: nos centramos mucho en sabbats y esbats y poco en este tipo de rituales que son muy importantes también.

Hablando de forma llana, los ritos de paso se usan para celebrar cambios en nuestra vida. Casi todas las culturas del mundo tienen ritos de paso para diferentes momentos: desde matrimonios hasta la celebración de la menarquía en las niñas, pasando por los funerales y los nacimientos. Suelen ser eventos sociales en los que se simboliza el cambio de status y se anima a la comunidad a ver a esas personas sobre las cuales se realiza el rito como miembros de la misma que han cambiado de estado.

Para que se entienda mejor, en la religión católica, en la que muchos nos hemos criado, algunos de estos ritos de paso se llaman sacramentos. Es necesario aclarar que los ritos de paso en la Wicca no tienen el mismo significado que los sacramentos en la religión católica, en tanto que algunos de esos ritos de paso no convierten a la persona en creyente, como sucede en el caso del Bautismo dentro de la comunidad cristiana. Es decir: aunque existe la presentación o bendición del bebé en una gran cantidad de corrientes wiccanas, ese niño o niña al que estamos bendiciendo no se convierte en wiccano por el hecho de estar bendiciéndole. Tampoco sus padres se están comprometiendo a criarlo/a como pagano/a. Sencillamente, es una bendición para la familia y su nuevo integrante.

En 2006 estuve en un congreso/encuentro/taller correlliano sobre ritos de paso y me enseñaron que dentro de mi tradición existen los siguientes:

Wiccaning o presentación/bendición de bebé

– Hombría y feminidad (espermarquía y menarquía, esto es, comienzo de la vida fértil)

Handfasting o matrimonio

Handparting o divorcio

– Ritual de sabiduría, para las mujeres y los hombres conforme se hacen mayores

– Funeral

– Dedicación

– Iniciación

Si prestamos atención, veremos que hay seis ritos de paso dedicados a sucesos de nuestra vida y dos que están centrados en elecciones de la persona con respecto a su creencia religiosa (dedicación e iniciación). Asimismo, dentro de la iniciación puede haber ritos en diferentes grados. Estos dos ritos se ponen aparte porque en principio sólo se van a dedicar o iniciar las personas que quieran seguir la creencia wiccana. El resto de los ritos no requieren que la persona sea creyente, aunque hay que tener en cuenta que son ritos que están circunscritos a una religión. Por esto, normalmente no se suelen casar a personas que se casarían mediante un handfasting porque consideran que es “exótico” o meramente “simbólico”. Los sacerdotes que tienen dos dedos de frente lo hacen para personas que como mínimo saben qué tipo de rito es, qué tipo de religión es, y que van a garantizar a los creyentes que el ritual no se va a convertir en un circo. Lo mismo sucede con el resto de ritos de paso. Al fin y al cabo, los ritos que marcan fases de la vida tienen un marcado significado social, además del religioso y personal.

En su día hablé del handfasting aquí y aquí, así como hablé de la iniciación en este otro artículo y en este otro. No obstante, me encantaría adentrarme más adelante en los otros ritos de paso, que también son muy interesantes.

Iniciación y dedicación en la Wicca

Iniciación wiccanaCon frecuencia, se utilizan los términos iniciación y dedicación como sinónimos, si bien no son exactamente lo mismo. En este artículo se procederá a explicar la diferencia que existe entre ambas palabras, así como las principales fuentes de conflicto que surgen entre diferentes ramas de la Wicca a raíz de la utilización de estos términos.

La dedicación

Entendemos la dedicación, como indica su propio nombre, como el ritual mediante el cual el practicante se compromete a establecer una relación con una deidad o conjunto de deidades, o su aceptación de la Wicca como su religión.

La dedicación se puede hacer a solas o con más personas, y constituye una especie de “contrato”, sobre todo cuando se acuerda con una deidad. Normalmente se le pone fecha a dicho contrato, y cuando se está muy seguro de que es el camino que se debe seguir, sólo entonces, se hace de por vida. Cuando la dedicación se realiza para convertirse en devoto de una deidad, normalmente se establecen un número de devociones o prácticas mínimas que se han de realizar para culminar esa relación entre devoto y deidad.

La dedicación la puede hacer uno mismo teniendo a los dioses presentes, y es lo que se denomina auto-dedicación. Es la práctica más empleada por los wiccanos solitarios.

La iniciación

Esta práctica es la que se realiza siempre un maestro hacia su discípulo, y constituye el elemento esotérico presente en la Wicca.

La iniciación siempre la realiza un maestro del más alto grado de la tradición que sea, esto es, un sumo sacerdote o suma sacerdotisa, e implica la adquisición de un linaje dado por parte del discípulo. Es decir, el nuevo iniciado es el “hijo” espiritual de la persona que le ha iniciado.

En algunos contextos, normalmente iniciaciones a distancia, se contempla la auto-iniciación pero siempre con el consentimiento y el poder dado (en Wicca Correlliana se denomina “Imperio”) por el sumo sacerdote o suma sacerdotisa para realizarlo. El maestro realiza una serie de operaciones a nivel del Astral para darle al nuevo iniciado la posibilidad de iniciarse únicamente a sí mismo y con un determinado grado. Sin embargo, siempre es preferible contar en persona con un mentor o guía para la iniciación, sobre todo por dos motivos:

– Se trata de un rito de paso que es mejor realizar con alguien que valide físicamente que se está realizando.

– Se busca una experiencia extática o de trance, en la que puede ser necesaria la ayuda o guía de una persona experta. A veces, se utiliza suspensión de los sentidos o prácticas similares, que resultan imposibles de realizar solo.

La iniciación normalmente garantiza una serie de conocimientos mínimos, ya que para llegar a ese momento se ha tenido que pasar por un entrenamiento sin el cual es improbable que el maestro otorgue la iniciación necesaria.

Polémica entre ambos términos

La principal polémica y confusión entre ambos términos viene porque muchos se preguntan cómo se inició el primer wiccano de la Historia. Si consideramos que los wiccanos solitarios sólo pueden dedicarse, se obtiene como respuesta que el primer wiccano no pudo iniciarse. Obviamente, el primer wiccano no pudo ser iniciado, pero pudo aprender técnicas iniciatorias de otras tradiciones o movimientos, o haberse iniciado en círculos de brujería tradicional. Tomando al primer wiccano como Gardner, podemos decir que tuvo al menos una maestra (la vieja Dorothy) que lo inició en el Arte.

Se puede inferir, no obstante, que el primer wiccano de la Historia posiblemente fuera un dedicado, pero que su experiencia y rango dentro de un círculo le otorgaran un status de sumo sacerdote. Pero para la obtención de dicho grado, tuvo que ser realmente una persona de gran peso dentro de su comunidad, ya que de poco sirve lo que uno se considere si el resto de la comunidad no reconoce el grado.

Por otro lado, y remontándonos a otras tradiciones de las cuales la Wicca ha sido heredera, existen en la Historia multitud de asociaciones y círculos esotéricos que se basaban en la estructura de linaje para obtener iniciación. La Wicca sólo copia este esquema, y lo hereda de dichas tradiciones. Es probable, por tanto, que ese primer wiccano también estuviera iniciado en alguna tradición esotérica de este tipo, que le introdujera en la estructura de linaje.

Sin embargo, hay algo negativo en todo esto. Hay grupos que contemplan a los solitarios como “no-wiccanos”, ya que muchos de éstos se auto-inician sin linaje ni maestro más que ellos mismos y su propia experiencia, y sin adscripción a ninguna tradición esotérica afín. La actitud hacia estos solitarios varía de tradición en tradición, aunque es más correcto decir que estos wiccanos se han auto-dedicado, ya que la iniciación conlleva la existencia de un maestro.

La dedicación, entendida como la firme promesa de pertenecer a una Fe, debe ser por sí misma garantía de la pertenencia a la Wicca, y los solitarios no tienen por qué ser menospreciados por no haber sido iniciados. Al contrario, pues el camino solitario tiene mucho mérito por su aridez y dedicación.

Los solitarios no necesitan decir que se han auto-iniciado para tener más validez delante de wiccanos con linaje, al contrario, el uso correcto de los términos les da credibilidad y es una muestra de respeto hacia el que elige el camino guiado. Por tanto, tenemos una diferencia clara: el solitario se dedica, y el wiccano de tradición es iniciado. La utilización de los términos es clave para el respeto mutuo, pues cada uno tiene su lugar y es igualmente importante.

Mi último libro publicado

¡Síguenos en Twitter!

Entradas por categoría

Entradas por fecha

Ouróboros, Webring pagano

Miembro de PFI España